lunes, 29 de mayo de 2017

Lectura: lo que leí en el año 2016

¡Buenos días a todos!

Sí, soy consciente de que 2016 quedó atrás ya hace unos cuantos meses, pero os debía una entrada sobre mis lecturas del año pasado y aquí la tenéis. He seguido una clasificación similar a la de lo que leí en el año 2015.

♥ Mis libros preferidos

La isla de Alice, de Daniel Sánchez Arévalo, me enganchó absolutamente desde la primera página. Cuenta la historia de Alice, una mujer que se queda repentinamente viuda y se obsesiona con descubrir el secreto de su marido, quien tuvo un accidente de tráfico muy lejos de donde tenía que estar. Reconstruye el último viaje de su marido y llega hasta Robin Island, en Cape Cod, la isla que esconde el misterio. En todo momento Alice trata de responder a la pregunta: ¿Qué hacía Chris en la isla? Una novela de misterio que me encantó y que ha gustado a todas las personas que conozco que la han leído.

Otra novela que me encantó fue Palmeras en la nieve, de Luz Gabás, donde la protagonista Clarence reconstruye la historia de su padre y su tío, quienes estuvieron trabajando en una finca donde se cultivaba y se tostaba cacao en la isla de Fernando Poo. Ambos esconden un gran misterio que Clarence descubre por una carta perdida, y que trata de descubrir viajando allí. El libro tiene misterio y amor, y es una novela que atrapa desde el primer momento. Absolutamente recomendable si te gusta este género.

lunes, 22 de mayo de 2017

Cantabria con niños: parque de Sta. Lucía

¡Buenos días! No me lo puedo creer ni yo, segunda semana al pie del cañón publicando. A ver si dura...

Desde que nació Alejandro, intentamos pasar todo el tiempo que podemos fuera de casa. En primer lugar, porque vivimos en un piso y creemos que los niños necesitan mucha muchísima calle. Y además pensamos que es enriquecedor para él estar en el mundo exterior, especialmente en espacios lo más naturales posibles y también conocer sitios nuevos. Creo que es importante inculcar a los niños, desde pequeñitos, el respeto por el entorno (en el sentido más amplio: personas, animales, plantas, edificios, aceras, calles, parques...) y para eso tenemos que salir.

Así que en cuanto podemos, nos escapamos a algún lugar. El que os traigo hoy en concreto, es un lugar muy especial para mí porque me recuerda a mi abuelo materno, e intento ir todos los años al menos una vez. Y en noviembre llevé allí por primera vez a mi pipiolillo.



lunes, 15 de mayo de 2017

La familia y uno más ♥

¡Cómo pasa el tiempo de deprisa...!

Cuánto hacía que no me paraba a escribir en este rinconcito tan mío. Podría dar una y mil excusas que se resumen en una sola: el tiempo. Mi peque, mi querido, el trabajo, la casa... Muchas cosas que hacer y siempre poco tiempo. Así que una semana no publico, y a la siguiente tampoco y... Así llegamos hasta mayo. ¡Y tengo tantas cosas que contar!

Pero hay una especialmente importante que me apetecía muchísimo compartir con vosotros y es el motivo de mi vuelta. Estuve dudando en subir simplemente una foto a instagram, que es la única red social en la que estoy activa, pero al final me decidí por contarlo aquí porque el instagram existe porque existe este blog. Y puede que haya personas que no tengan instagram y también me lean...

Yo siempre igual, ya sabéis que lo de ir al grano no va conmigo.

Redoble de tambores por favor...





















LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...